Google

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Fichas desorbitadas en Segunda División

Muchos pensarán en que hacen jugadores de la talla de Aganzo, Ruben Navarro, Aranda, Líbero Parri, Antoñito, Lucas Lobos, Tote o Nino en la Segunda División, cuando han pasado por primera y tienen nivel suficiente para estar allí.

La razón es el dinero. Equipos como Cádiz, Álaves, Hércules o Tenerife, e incluso el nuevo Granada 74 se permiten sueldos de lujo para la segunda división. Por el contrario, equipos como Ferrol, Eibar, Salamanca o Numancia, no tienen jugadores con un sueldo superior a los 180.000 euros.

Según Cadena Ser Soria, Nino cobra una cantidad en torno a los 750.000 euros por temporada en el Tenerife. Sorprende este caso pues todos recordaremos los problemas económicos del club para pagar a los jugadores a final de mes hace ya no mucho. ¿Que ha ocurrido para que ahora pueda permitirse estos lujos?

Aganzo, cobra 600.000 anuales, cuando el Alavés de Piterman estaba un una clara crisis económica, y se ha quitado a jugadores con alto caché como Navarro, De Lucas, Bodipo, etc en los últimos años. Tampoco entiendo porque se ficha un jugador con ese nombre, cuando en segunda probablemente rinda más algún viejo rockero de la categoría, que cobre no más de 200.000.

El Granada 74 debe de tener dinerito fresco, pues la ficha de Aranda asciende a 480.000 euros. Ya me extrañaba a mi que teniendo ofertas de primera y de toda la segunda se fuera a un recién ascendido. Poderoso caballero es don Dinero.

El Hércules, con jugadores de renombre como Tote, Ruben Navarro, Farinós, etc gastará mucho en fichas. La única que conozco es la de Navarro, que es similar a la de Aranda. Me parece una bestialidad, para un delantero que ha estado a un nivel muy pobre las últimas temporadas, pero si le pagan eso allá ellos. El Hércules tiene uno de los presupuestos más altos de la categoría con 12 millones de euros y aspira claramente al ascenso.

El Cádiz, ha hecho un gran esfuerzo económico por Parri, con total seguridad. Su ficha en el Alba estaba un poco por debajo de los 600.000 euros, por lo que ahora los seguirá rondando. Lucas Lobos debe también tener un caché de lujo pues con la calidad que demostró en Primera y en Argentina ofertas no le faltaron.

Por todos estos motivos económicos, cuando ascienden a Primera clubs como Getafe, Numancia o otros como Sporting o Ferrol rondan los puestos de cabeza, con jugadores buscados por segunda b o ligas extranjeras, canteranos o desechos de otros equipos, me enorgullece. Me enorgullece que en Segunda el dinero no compra un ascenso. Casi pero no. El que asciende se tiene que dejar la piel en el campo, y por fichar a un nombre no te asegura 20 goles. Por eso el gran mérito de estos ascensos se debe a fichajes sorpresa. El Numancia lleva varias campañas haciendo lo mismo y son incontables los jugadores que ha sacado de segunda b o de equipos ya acabados.

Nagore iba de equipo en equipo y ahora raya a un gran nivel. Juan Pablo era el tercer portero del Alaves con 26 años y pasó a ser lo mejor de la categoría. Juanlu era un jugador al que habían echado del Almería y estaba en segunda B, lo fichó el Betis y llegó a jugar muy bien en champions en Osasuna. Gorka Brit había sido pichichi de segunda con el Salamanca y había jugado muy bien en el Eibar, pero tras temporadas aciagas en Osasuna estaba en el paro.

Un aplauso a los directores deportivos de equipos modestos, que sin dinero, hacen milagros.

Un saludo
Publicar un comentario