Google

lunes, 24 de diciembre de 2007

23-D: El día de la Bestia


Seguramente muchos madridistas recordemos este atípico partido. Atípico por ser víspera de Nochebuena. Fecha extraña para un clásico. Pero hay uno que no lo olvidará nunca: Julio César Baptista

Vivir en el ostracismo de tu club no es cosa fácil. Ser posible moneda de cambio durante dos años, tras no haber cumplido las expectativas que generó tu fichaje es duro. Trabajar con humildad, manetener la boca cerrada y confiar en tus posibilidades es todavía más difícil. Por todo esto ha pasado Baptista `La bestia´, que siempre tendrá grabado en su memoria su antológico gol en el Camp Nou y su excelente partido, el cual le consagra como jugador madridista. Ya no hay excusas, ni mercados de invierno. Baptista es un jugador muy válido para el Real Madrid y ya lleva unas jornadas demostrándolo.

Un clásico es algo más que tres puntos, como dicen los entrenadores para rebajar la presión. Un clásico implica paralizar por dos horas nuestras vidas. Es como una lucha de religiones: todos rezamos antes y durante el partido para poder celebrarlo después o por el contrario, cumplir penitencia. Porque el madridismo y el barcelonismo deberían ser consideradas religiones, oiga.
98000 fieles no se juntan una tarde de domingo para pasar un buen rato, como si fueran al teatro. 98000 fieles son una mínima parte privilegiada que puede estar junto a sus ídolos, alentarles y desahogarse con el otro equipo. 98000 fieles que dejarían todo por estar allí, a las siete de la tarde, un 23-D

Poco tengo que comentar sobre el encuentro. Las defensas se impusieron a los ataques. Los sistemas tácticos a la libertad creativa (y el madridista se impuso al culé...). El mundo entero esperaba otro deleite de fútbol y goles como el de la liga pasada. Pero hoy, faltaban entre otros Messi y Guti, dos de los grandes protagonistas de aquél encuentro. Los escasos momentos de inspiración de los genios de este arte llamado fútbol, fueron eclipsados por dos porteros a los que ayer no se les puede poner ningún pero. El gol de Baptista fue la excepción que rompió la regla general del partido.

Sí he de reseñar la alegría que me produce ver a la defensa del Real Madrid. Creo que, tras mucho tiempo(¿6 años?), por fin vi algo digno de aplauso. Centrales rápidos, atentos al corte, inexpugnables en juego aéreo. Laterales rápidos, seguros, prodigándose en ataque pero sin descuidar su espalda. Por un momento me sentí como en un mundo ideal. Schuster debía de estar exultante por dentro. Mi pregunta es si esto es una herencia del sistema Capellista, o es obra y gracia del alemán del bigote.

Da gusto decir: "Sí, hemos pagado 30 kilos por Pepe, pero te aseguro que los vale".
O: "Ayer tras dos años vi al verdadero balón de oro del 2006"
O mejor: "Gringo... que bueno que viníste..."
Incluso: "Desde anoche Ronaldinho tiene pesadillas. En ellas aparece un Sevillano:Pelo largo, potencia africana. Su nombre Sergio Ramos."

La letalidad y pegada madridista es de sobra conocida. No tengo que mencionar teoría alguna ni remitirme a partidos pasados. Ayer lo vio todo el mundo. Qué fácil se plantan en el área. Qué grandes los brasileños Robinho y Bapsita, qué facilidad para asociarse. Dos brasileños a los cuales hace medio año criticaba fervorosamente. Ayer demostraron que su Copa América no fue casualidad.

¿Y el Barcelona? Una buena defensa, bien ordenada y segura. Pero un centro del campo desastroso. ¿Qué fue de la pareja Xavi y Deco que maravillaba antaño? Sólo Touré e Iniesta parecían tener algo de lucidez mental ayer. Dinho empezó con ganas pero se fue a menos, a menos... Eto'o parecía motivado, pero Eto'o sin buenos balones no es nada. Había un debate, sobre cual era la baja más importante: Eto'o o Messi. Respondo: Messi. El pibe puede fabricarse de la nada un gol, abrir huecos, jugar en beneficio del equipo. Eto'o es un killer pero necesita en gran medida del buen juego de sus compañeros para lucirse.

Pero ayer fue el día de la Bestia Y como no podía ser menos mi último párrafo de esta improvisada crónica va para él. Gracias a su gol, hoy todos los madridistas levantamos la cabeza y nos enorgullecemos de nuestro equipo. Sí, hoy es un día feliz. ¡Olé por tí Julio!

PD: No suelo entrar en valoraciones arbitrales, pero el penalti de Marquez sobre Robinho me pareció tan grande como la Catedral de Santiago. Penalti de bulto, Mejuto

PD2: ¡FELIZ NAVIDAD A TODOS MIS LECTORES!

Edgar García-Alonso
Publicar un comentario