Google

martes, 8 de enero de 2008

Cuidar las formas

El Real Madrid presenta unos números envidiables en Liga. Sobresaliendo las 9 victorias de 9 en su estadio. Cualquiera que no vea los partidos pensará en el Madrid como un equipo arrollador, con buen juego, que no da opciones al rival.

La realidad es diferente. Jugar en casa viene siendo un via crucis para los jugadores madridistas que no se encuentran a sí mismos. Si preguntan a un aficionado madridista por buenos partidos de su equipo esta campaña, únicamente se referirá a los ganados fuera de casa. Nou Camp, San Mamés, El Madrigal o Mestalla son los campos en los que el Madrid ha desplegado su mejor juego. Pero ni uno sólo del Bernabeú...

Un campeón no puede serlo sin dar espectáculo a sus aficionados. Los seguidores del campeón deben salir satisfechos de su equipo cuando juega en casa. Ir a tu estadio para ver un fútbol de nivel pobrísimo no merece la pena, aunque se gane.

Lo que sucedió ayer viene sucediendo ya varias jornadas de este año. Partido sin control, en el que el equipo rival tiene más claras las ideas que tu, pero por pegada, miedo escénico, o lo que sea, no las mete. Mientras el Madrid con una clara que tenga, la aprovecha, cundiendo el desánimo en el rival.

Sin Heinze y Pepe se resiente mucho la defensa. Todo empieza por los laterales. Marcelo todavía no es jugador para el Real Madrid, y Miguel Torres bien haría en buscarse equipo para el año que viene, porque el nivel mostrado ayer fue paupérrimo. Además Sergio Ramos de central, no es tan seguro como lo pintan. Es un buen lateral, con gran potencia física. Pero tiene fallos de colocación que en un central se pagan caros. Además Fabio se siente mucho menos seguro con él que con Pepe, con lo que baja notablemente el nivel.

El trivote Baptista-Diarra-Sneijder no funciona. Al menos cuando tienes que llevar tu la iniciativa. Porque Sneijder es un futbolista con la clase suficiente como para llevar la manija del equipo. Pero no sé si por decisión táctica del entrenador, es escorado a banda, o es él mismo el que se esconde. El caso es que Guti no se esconde y con él en el campo el equipo tiene fluidez de ideas.

La pregunta es: ¿Son incompatibles Sneijder y Guti? La respuesta es NO. Ambos pueden complementarse. El problema es que Baptista en casa ahí no pinta mucho. Fuera de casa ayuda mucho en la contención colaborando con Diarrá. Pero en casa debido a su, digamos poca habilidad, a la hora de sacarlo, entorpecen y ralentizan el juego del equipo. Quizás en casa la solución es dejar a Raúl en el banquillo y sacarlo en segundas partes, colocando a Baptista en la media-punta. Por que el 7 lleva ya varios partidos sin rascar bola, y quizás sea conveniente volver a darle un toque de atención.

Por último, es necesario aludir al gran momento de forma de Robinho (por fin demuestra lo que prometía) y al bueno de Iker, inmenso anoche. Fueron sin duda los hombres del encuentro.

PD: ¡De vuelta en Madrid!
Publicar un comentario