Google

lunes, 2 de febrero de 2009

La magia de Torres vuelve en el mejor momento para el Liverpool


‘El Niño’ reapareció de nuevo con dos goles a última hora en el momento que más lo necesitaban los ‘Reds’. Con ellos consiguieron la victoria sobre un Chelsea con diez jugadores debido una polémica expulsión de Frank Lampard. Esto les vuelve a dar confianza en su apuesta por la Premier League, presionando al hasta momento líder Manchester United.

Los de Benítez fueron el que equipo con hambre de los tres puntos desde el principio, teniendo enfrente a un Chelsea parcialmente congelado por las condiciones climatológicas. Solo Petr Cech, quien respondía con buenas paradas sobre los disparos de Xabi Alonso y Benayoun, y el central brasileño Alex estuvieron a la altura de la importancia del encuentro.

Todo el partido tuvo como protagonista al bando local y como malo de la película al colegiado Mike Riley, quien a la hora de partido echo a la calle al internacional Lampard por una entrada sobre Alonso. La acción era merecedora de amarilla, pero en ningún caso de roja directa, menos cuando antes el capitán Gerrard se había vista envuelto en una jugada muy parecida, saliendo indemne de ella. Al final del partido el israelí Benayoun vio como Bosingwa le echaba del campo poniéndole la pierna en la espalda, una jugada de patio de colegio, en donde nuevamente el portugués se fue libre de castigo.

Pero la nota mágica en Anfield la puso el español Fernando Torres, marcando dos goles al final del partido, uno de ellos en el tiempo de descuento. El primero un remate de cabeza en el primer palo a centro de Fabio Aurelio, y el segundo aprovechando un robo de balón de Benayoun a Ashley Cole.

Esta derrota cuestiona mucho el trabajo de Scolari, quien tan solo ha conseguido sacar un punto de todos sus enfrentamientos frente a rivales directos. Por el contrario el Liverpool podrá volver a soñar por el título que hace nueve años que no acaricia. La noticia hoy en la prensa inglesa ha sido la vuelta de Robbie Keanne a los Spurs, parece que las cosas no han ido bien entre el irlandés y Benítez.
Publicar un comentario