Google

lunes, 30 de noviembre de 2009

Un empate hubiera sido justo

barcelona real madrid No es momento de lamentarse por las ocasiones falladas ni por no haber aprovechado la superioridad numérica, pero seguro que un empate no hubiera disgustado a ninguno de los dos equipos (tal vez a Busquets si). El Barcelona se adelantó en el marcador gracias a un gol de Ibra y aunque el Real Madrid lo intentara, Puyol y Valdés hicieron infranqueable la meta azulgrana. Este resultado deja al Barcelona líder pero también demuestra que la apuesta del Real Madrid no está tan mal como algunos dicen.

El Camp Nou se volvió a vestir de gala para recibir al enemigo más odiado. Con todos los grandes jugadores listos para el encuentro, se preveía un duelo entre dos equipos que lamentablemente llegaban a la cita mostrando maneras opuestas. El Real Madrid consigue victorias pero su juego no enamora a nadie, mientras que el Barcelona ha tropezado aún dibujando el mejor esquema. El conjunto de Pellegrini llegaba a la cita líder y una victoria hubiera significado un buen golpe a la temporada.

Entre las novedades de los onces destacaba la ausencia de Ibrahimovic, quien esperaba su oportunidad en el banquillo. En el banco visitante, Raúl no salía de titular en uno de sus encuentros más queridos e Higuaín le arrebataba la titularidad a Benzema. Cristiano Ronaldo aparecía en el once tras varias semanas en el dique seco.

El partido comenzó muy bien para el Real Madrid. Los culés mostraron un poco de desorden y esto lo supo aprovechar el fuerte ataque blanco con varias llegadas pero sin gol. La más clamorosa fue la de Cristiano Ronaldo, quien se encontró con Valdés en el mano a mano.

En la segunda parte los locales dominaron algo más y antes de la hora de partido Ibra fusiló la meta de casillas a pase de Dani Alves. Cuando parecía que el Barcelona había abierto la lata, Busquets fue expulsado por una mano sin sentido y dejó las cosas algo favorables para los blancos. Poco después Ronaldo fue derribado dentro del área por Piqué, algo que no vio Undiano Mallenco. Ahí se acabó el Clásico para el luso, que fue sustituido por Benzema.

El Real Madrid lo intentó sin fortuna y el Barcelona incluso dispuso de una oportunidad para matar el partido, pero Messi se encontró con Casillas. Las dos estrellas del Clásico, el argentino y Ronaldo, no brillaron todo lo que se esperaba.

Victoria, tres puntos y liderato para un Barcelona que ha trabajado más esta temporada aunque teniendo en cuenta las oportunidades y la trayectoria del partido, un empate hubiera sido posiblemente lo más justo.

Publicar un comentario