Google

sábado, 10 de noviembre de 2012

El 'árbitro' priva al Numancia de una victoria merecida

Que a finales de 2012 y con cámaras de televisión tengamos que presenciar un espectáculo como el de esta tarde en el Mini Estadi, roza lo vergonzoso. Minuto 94:05 (había añadido 3), entrada del Del Pino al borde del área a un jugador culé, Javier toca balón fuera del área, y el trencilla señala el punto de penalti. Increíble. Todo el buen trabajo del equipo de Machín en la segunda parte, echado por la borda en una acción en la que quizás el inmencionable quiso compensar la dudosa expulsión de Sergi Gómez que dejó al Numancia en superioridad numérica.

Por lo menos hoy podemos hablar de fútbol. No en la primera parte, en la que el equipo de Soria fue un calco de otras jornadas fuera de casa. Mucho toque pero pasividad a la hora de generar ocasiones. Ni una ocasión de gol, presión sin ganas y una defensa demasiado tierna. Sí en la segunda mitad, donde Machín se envalentonó y adelantó mucho las líneas para presionar la salida del Barça B. La mayoría de los saques de puerta de Masip eran jugados en largo y ahí el Numancia recuperaba la pelota. La presión ejercida por los 4 de arriba con la ayuda de Sunny fue sublime. Y es ahí donde el Numancia se creyó un buen equipo.

Natalio estuvo sublime. Cedrick aportó velocidad y ruptura por su banda derecha. Juanjo fue el delantero centro que siempre habíamos esperado. Y Julio, Sunny y Nagore lucharon lo indecible en la presión. Además Del Pino marcó un gol, y la defensa solventó todos sus problemas de forma muy expeditiva.

De no tirar ni una vez en la primera parte a hacerlo 12 en la segunda. Y a marcar 3 goles. Los jugadores se lo creyeron, le echaron ganas, y la táctica de Machín funcionó. Fuimos dueños y señores del partido durante toda la segunda parte. Solo un destello de calidad de Luis Alberto y el regalo arbitral fuera de tiempo nos condenaron a no llevarnos unos tres puntos vitales.

Mi enfado ahora mismo es indescriptible, pero hay cosas que destacar. Es la primera vez que veo jugar al Numancia tan bien, tanto combinativamente, como tirando la presión, como llegando a portería. Los jugadores se lo han creído y han disputado una gran segunda parte. Este juego debe servir de punto de inflexión para futuras jornadas. Sabemos jugar, solo hace falta creérnoslo. Y que no nos toque algún sinvergüenza como el árbitro de hoy.
Publicar un comentario