Google

lunes, 3 de septiembre de 2007

Los jugones juegan de blanco



Por fin. Lo que llevábamos 4 años esperando. Juego alegre, con fluidez de balón, mezcla de pases verticales en largo con combinaciones precisas en corto, todo un recital de pases al hueco, desmarques... Eso ha sido el Madrid hoy.

El Madrid de Schuster es alegría en el campo. Guti por fin tiene más libertad de movimientos que nunca, pero también trabaja en el robo de balón. Y es que tiene al lado un colega que ha venido desde Holanda para maravillar a los madridistas. Se llama Snejder, y lo tiene todo. Distribuye, le pega desde fuera del área, tira las faltas mejor que Becks, y tiene un pase en largo tremendo. Toda una maravilla el verle.

El partido comenzó con dos equipos que se estudiaban tácticamente. Ninguno parecía tener ganas de arriesgar. El Madrid tenía menos la pelota pero salía a la contra en pocos toques y con mucho peligro. Y tanto Rául como Robinho pudieron adelantar a los blancos en dos jugadas en las que Guti daba un espléndido pase final. Sneijder, escorado a la izquierda, entraba menos en juego de lo esperado. El Villarreal perdía el miedo inicial, y con un buen Rossi y un incidente Cazorla, ponían en apuros a la defensa madridista, que tuvo su lado débil por el flanco izquierdo, con un Drenthe, que hizo una primera parte para olvidar. Metzelder y Cannavaro parecían los centrales que también llevábamos esperando desde la salida de Fernando Hierro del equipo, seguros y bien colocados. Ramos por su parte ocupaba el carril con buenas incorporaciones al ataque y defendiendo con corrección.

Pero en el momento en el que peor estaba jugando el Madrid, un pase de Sneijder al hueco, desde casi la línea que divide los dos campos, lo aprovechó Raúl en un buen desmarque al hueco para con la punta de su bota, superar a Viera. El Villarreal siguió intentándolo, pero la seguridad defensiva madridista y un portero inspirado lo evitaron.

En la reanudación, en dos zarpazos el Madrid mató el partido con un tiro de falta de Sneijder, desde el pico izquierdo del área, que se coló por la misma escuadra, lamiendo la cara interior del palo izquierdo de la meta de Viera. Golazo sublime.
Pocos minutos después, una contra bien llevada por Sergio Ramos, acabó con un gran pase de este sobre Ruud Van Nistelrooy, que con mucha paciencia, puso dentro de la portería.

Schuster había notado la deficiencia defensiva de Drenthe, y puso a calentar a Heinze rápidamente. Mediada la segunda parte, cambió a Raúl por este, para posiblemente no cortar la progresión del jugador holandés, y lo colocó por delante de la defensa, un puesto más apropiado a sus características.

El partido murió aquí, pero el Villarreal, quería un gol que lo volviera a meter en el partido, o el del honor. Pero fue el Madrid, quien mediante otra majestuosa contra llevada por Guti, finalizó con un pase que engañó a toda la defensa para Snejder, quien con el exterior de su pierna derecha, metió otro golazo. Y ya es pichichi señores.

Salieron Gago y Baptista para disfrutar de minutos por Diarra y Snejder. No pudieron hacer mucho. Solo disfrutar de otra obra de arte de Guti, un golazo desde fuera del área. 0-5 y muchas ilusiones para los aficionados madridistas.

Como crítica a tanta alabanza, comentar la baja aportación de Robinho, la mala forma física de Ruud, y la nulidad defensiva de Drenthe.
Publicar un comentario