Google

martes, 2 de octubre de 2007

El Sporting baja al Numancia de la nube

De ilusiones vive el hombre dicen. En Soria antes del sabado nadie pensaba en derrota. Pero el Sporting nos devolvió a la cruel realidad de la segunda división. Un partido ganado en la pizarra totalmente por Preciado a Arconada, con un planteamiento de sus jugadores sobre el campo perfecto, sin huecos, con una presión asfixiante, y con muy poco espacio disponible para el juego.

El Numancia se vio incapaz en todo momento de superar esta presión sobre su salida del balón, pasando los centrocampistas Nagore y Moreno desapercibidos, Del Pino y Carmelo negados, y Brit desesperado. Bolo no hacía más que intentar bajar balonazos de la defensa o Jacobo.
Mientras tanto el cuadro sportinguista tenia una gran fluidez arriba, ayudada por el trabajo de Matabuena atrás, que dejaba libertad a hombres de calidad como Castro, Pablo Álvarez, Barral o Kike Mateo, para tocar con libertad. Y lo hicieron muy bien, en pocos toques y con decisión. El Numancia no fue dominado, pero si se vio inferior por su situación sobre el campo. Eso se veía en rechaces y en los robos de pelota en las posibles contras, donde los rojiblancos estaban en mejor disposición que los rojillos.

Fue en la segunda parte donde se abrió el partido. La entrada de Julio Álvarez por Carmelo le dio al equipo soriano más fluidez de balón, y fue entonces cuando dispuso de sus mejores ocasiones, en cabezazos de Bolo y Del Pino. Pero una contra sportinguista, donde la defensa se quedó petrificada esperando el fuera de juego de un jugador que si estaba, la aprovechó Barral viniendo desde atrás para irse uno contra uno y fusilar a Jacobo. El Numancia no bajó los brazos, si bien la espesura ofensiva se acrecentó. El Sporting siguió con peligrosas contras, y el pichichi de la categoría Barral, en una gran acción individual arrancando desde mediocampo, volvió a batir a Jacobo.

Los cambios de Quero y Mario volvieron a dar mas frescura arriba pero el equipo no tenía su día, llegando incluso a desperdiciar un penalty en el descuento por medio de Julio Álvarez.

Derrota merecida, pero hay que sacar una nota positiva. Ni ayer eramos tan buenos ni hoy tan malos. Seguimos en ascenso y esos 13 puntos ya no nos los quitan. Espero que en Ferrol volvamos a demostrar el buen juego practicado los 5 partidos anteriores, y seguir en la racha positiva, siendo lo del Gijón tan solo un bache.

Por parte de la afición rojiblanca se desplazaron unos 800 a Soria, animando muy unidos y muy bien durante el choque, se nos comieron en todo momento en la grada.

Un saludo desde Madrid
Publicar un comentario