Google

lunes, 19 de noviembre de 2007

La selección engancha


El objetivo estaba logrado. Y antes del pitido inicial. El ver tanta gente con ánimos festivos, involucrados con la selección, el ambientazo en los aledaños del estadio hasta 3 horas antes del partido, la cantidad de banderas de España y de gente con camisetas,... Está claro que Madrid es una ciudad referente para cuando juega la selección española. Ya sea Bernabeu o Calderón el apoyo siempre va a ser tremendo.

En esta ocasión los jugadores quisieron recompensar el apoyo con buen juego. Porque podría haber sido un bodrio de encuentro, pero esta vez no. Esta vez los jugones del tiki-taca conocían la importancia del choque para reivindicarse ante su afición, y qué mejor escenario que el Santiago Bernabeu. Un centro del campo pletórico con Xavi genial en la distribución y Albelda bregando y robando balones sin parar quitó el balón a los suecos.Puyol y Marchena se mostraban segurísimos al corte, inhibiendo totalmente a Zlatan. Y el gol no tardó en llegar. Jugada de estrategia, saque corto al primer palo, balón peinado, y en el área pequeña Capdevila marca a placer.

Después del himno cantado por todo el estadio, la alineación coreada, un par de a por ellos y el ambientazo previo, empezar con un gol es ideal. Los suecos como es lógico reaccionaron, pero tímidamente. El jugadón del segundo gol los dejó secos de nuevo. Al estilo tiki-taka de Dinarmarca, tras mucho toque por todo el campo, balón en profundidad para Capdevila que cede atrás y Iniesta marca de remate impecable. 2-0 y el estadio enloquecido comenzaba a cantar el Viva España y a hacer la ola. Hasta una vez botó todo el Bernabeu.

Descanso y seguía la fiesta, con Paquito el Chocolatero, El Torito,... vamos canciones typical spanish. Los suecos parecían venir de turismo y eso lo aprovechó Ramos, que en otro remate inverosímil y acrobático, rubricó el marcador a la salida de un córner. Lo mejor vino después con su celebración, flipante. Entonces la afición empezó a acordarse de Raúl, con el grito, RAÚL SELECCIÓN. De aquí al final, mucho individualismo de los recién entrados y unos cuantos olés de la grada.

Genial la experiencia, tuve una entrada situada en pleno centro del campo por sólo 30 euros, el ambiente es irrepetible, y dan ganas de ir a la Eurocopa, aunque sea a un solo partido...

Edgar García-Alonso
Publicar un comentario