Google

sábado, 1 de diciembre de 2007

La matemática europea del Madrid

El descalabro anual europeo llega año sí o año también para el Real Madrid. Gástense 100 millones de euros en fichajes, gástense 0, fichen a Capello, traigan a Schuster, que siempre perderemos patéticamente un partido en la fase de clasificación.

La ecuación últimamente se restringe a Alemania o Francia. Porque toque el Mónaco, el Lyon, el Werder, el Bayern o el Leverkusen, siempre hacemos aguas en defensas.

La ecuación no depende de sus miembros. Siempre se le echará la mierda a un defensa. El miércoles fue para Metzelder o Marcelo. Pero años atrás fue para Helguera, Roberto Carlos, Samuel, incluso Fernando Hierro.

El problema es la actitud. Cuando te halagan como a un divo del tiqui-taka día tras día, es que te lo acabas creyendo. Y no es así, ni mucho menos. El Real Madrid es un equipo normal, con mucha calidad arriba, pero normal. Poco tienen que envidiarle el Villarreal, el Barcelona, el Sevilla o el Valencia. Incluso poco tiene que envidiarle el Atletico de Madrid.

El resultado de tener un año a Capello fue la mejora de esa actitud. Actitud que se fortalecía en el vestuario con un claro compromiso entre los jugadores para sacar esto adelante. Nostálgicos como yo lo adoramos todavía. Porque yo de Schuster no veo rasgos en el equipo. Tan pronto hacen un partidazo (sí, son buenos jugadores y incluso hay días que lo demuestran) como otros dan pena.

Si se quiere ganar una liga la regularidad es clave. Y de momento con mucha suerte se está siendo más o menos. Pero en la Champions no se permiten dos tropiezos seguidos. En la Champions cada encuentro es una final. No vale especular con el rival. Por eso no hay que creer que todo está hecho. Hay que ir a por la Lazio con todo, dar un golpe en la mesa.

Porque yo me río de esas palabras de nuestro presi "seremos el terror de Europa...". Humildad señor Calderón. Humildad, trabajo y sacrificio. Entonces sí podremos infundir miedo en Europa. Con preopotencia, no.
Publicar un comentario