Google

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Mestalla "El club de la comedia"


Paripé. Circo. Es lo que se vive en la ciudad de las fallas. Cuando un proyecto ilusionante se derrumba a los dos meses de empezarlo no hay muchas excusas para justificarlo.

Porque el año pasado acababa con un claro pique en el vestuario, Quique-Carboni. Soler debía decidirse por uno y parecía que iba con el míster. Casualidades de la vida que en la jornada 9 es destituido, pese a ir 5 en la tabla. Sorpresa generalizada, te cargas en verano al director técnico, apostando por el míster, y en cuanto puedes también lo echas. Pretemporada al carajo, proyecto nuevo a formar. Porque la plantilla es buena, pero cada entrenador pide lo que va a usar durante el año. Y los gustos de Koeman no tienen por qué ser los mismos que los de Quique.

Envidia nos dan en la lejanía los amigos ingleses. Que Ferguson lleve décadas en el banquillo del Teatro de los Sueños, o que Wenger o Benítez tengan total libertad para hacer lo que quieran con sus equipos, produce una envidia sana en la LFP. "¡Pero ellos no tienen jamón Ibérico!" pensará Fabio... Pero es la realidad. Los resultados que consigue un entrenador cuando se le da tiempo y margen de confianza son mejores que si cada año es destituido. Wenger ha creado un superequipo desde los cimientos, fichando genial para la cantera. Ferguson ha sido el hombre más laureado en los 90 con el United y ahora, vuelve a las andadas. Benítez consiguió una heroica Champions y metió a su equipo en la final de otra.

Volviendo al tema, perder los 6 puntos en una fase de clasificación contra el Rosemborg es para morirse de vergüenza. Por dos razones, porque es el equipo mas flojo del panorama europeo, y porque en tu grupo tienes dos cocos como Schalke 04 y Chelsea. Tirar la Champions en la fase de grupos es una ruina deportiva y económica para una entidad como la ché.

¿Koeman? No creo que fuera el estilo de entrenador más apropiado para el juego que viene desarrollando el Valencia las últimas temporadas. Equipos basados en la defensa y en el contraataque no son el estilo del holandés, que prefiere un fútbol más ofensivo. Bien es cierto que el Valencia tiene jugadores muy buenos de ataque, la cuestión es si sabrán defender bien dejando tantos espacios atrás. Lippi hubiera sido la mejor opción. Sólo os remito al mundial del 2006 como ejemplo.

De todas formas no voy a desanimar al aficionado ché. Queda la liga, hay plantilla, y aunque yo no veo al Valencia optar al título, debe volver a la Champions el próximo año. Claro que aún les queda el rezar día y noche para sacar los 6 puntos ante alemanes y ingleses y esperar carambolas.

PD: Gracias Kit-Kat, me has ayudado mucho, de veras.

Edgar García-Alonso
Publicar un comentario