Google

miércoles, 20 de febrero de 2008

AS ROMA 2-1 REAL MADRID


Volverán las noches de remontadas Champions del Bernabeu

El Real Madrid dejó ayer una buena sensación sobre el césped del Olímpico de Roma. Se perdió 2-1, pero el juego del equipo convenció más que en tantos y tantos partidos ganados en liga. Quizás el Real Madrid fue víctima de su propia medicina. La Roma cedió el balón y esperó atrás, agazapada, para salir con orden y certeza al contragolpe. Así llegaron sus dos goles, y así pudo haber llegado algún otro.

Gustó. Me quedo con eso. Este ‘nuevo’ Madrid cuida más la pelota y la elaboración de juego. La mezcla del talento de Guti y la colaboración de el ‘5’ que todos llevábamos años esperando, Fernando Gago, hacen que sacar el balón con cierto criterio ya no sea un quebradero de cabeza, ni se tenga que recurrir al patadón. Robben por su parte comienza a justificar que vale 36 millones, destacando en uno de los partidos clave de la temporada con un buen desborde en velocidad, que trajo locos a Panucci y a Cassetti. Drenthe demostró por segundo partido consecutivo, desmontando mis prejuicios sobre él, que puede aportar frescura con su potente arrancada a la banda izquierda.

La defensa mejoró. Y notablemente. La presencia de Heinze añadida a la ausencia de Marcelo y Salgado dio mayor seguridad a los blancos en su retaguardia. Bien es cierto que el segundo gol llegó tras fallo del argentino, pero su participación en el once inicial disminuye las carencias defensivas de los madridistas.

Raúl por su parte, marcó su gol 60º, pero el resto del partido fue un alma errante. Él mismo es consciente de que le falta velocidad, chispa, frescura, e intenta aportar cosas diferentes, como bajar balones para los centrocampistas, apoyar en corto,… Pero creo que por mucha que sea su voluntad de ayudar al equipo y sus números sigan siendo buenos, hay jugadores en el banquillo con más nivel que él actualmente. Ruud por su parte estuvo bien, abrió bien los huecos en la defensa de la Roma, lanzó buenos desmarques, marcó un gol (pero en posición antirreglamentaria) y tiró al palo. Parece que ya está totalmente repuesto de la lesión que le alejó un tiempo de los terrenos de juego.

¿Y la Roma? No tuvo efectividad total pero anduvo cerca. Spalletti diseño un esquema bien compactado, en el que la mayor premisa era evitar las fisuras defensivas. Y lo consiguió. El ataque estaba en mano de Mancini y Totti y ambos respondieron con creces a lo que se les pidió. No tocaron muchos balones pero los que dispusieron los rentabilizaron al máximo. El equipo romano dejó pasar el crono con un cerrojo atrás, hasta que el Madrid por desánimo y aburrimiento acabó rindiéndose ante el equipo italiano.

Por tanto todo quedará pendiente para el Bernabeu. Allí todo será diferente. El resultado no es malo, nos vale con un 1-0. Pero el Madrid no debe especular, debe jugar bien, contentar a su público, y vengar la injusticia del resultado de anoche. Los cuartos de final son ya una obligación. Como diría Juanito “90 minuti en el Bernabeu son molto longo...”

Artículo publicado en Blogmix por Edgar García-Alonso

Publicar un comentario