Google

lunes, 17 de marzo de 2008

Los sorianos conquistan Donosti

Los sorianos conquistan Donosti
El Numancia venció ayer por 0-1 a la Real Sociedad en el estadio de Anoeta, mediante un gol de Del Pino cuando el partido ya agonizaba. 2000 sorianos acompañaron al equipo en el desplazamiento y disfrutaron junto a él la importante victoria.

No todos los equipos de segunda pueden decir que tienen una afición tan grande como la soriana. Desde las 12 de la mañana, hora de llegada de los sorianos a San Sebastián, las calles del casco viejo de la ciudad se tiñeron de rojo y azul, y los donostiarras pudieron oir por primera vez esas canciones tan nuestras, comúnmente conocidas como sanjuaneras. Por otro lado, el trato recibido por parte de los anfitriones fue exquisito. Los camareros y clientes de sus bares nos acogieron con la mejor de sus sonrisas, los aficionados txuri-urdin nos deseaban suerte para después del partido y nos citaban el próximo año en primera, y hasta a los que no les gustaba el fútbol nos preguntaban con una sonrisa que de qué equipo eramos.

San Sebastián es una ciudad preciosa. La playa de la Concha y su bonito casco viejo, hacen de ella un sitio de obligada visita para el turista nacional. Y la gastronomía exquisita. Los pinchos que cada bar nos mostraba en sus barras, podían saborearse con sólo mirarlos. ¿Pero para algo está el estómago también, no?. La pena es el clima, en muchas ocasiones lluvioso. Yo creo que forma parte del encanto de esta ciudad.

El lapso temporal entre las 14 y las 16 fue increible. El casco viejo estaba repleto de numantinos, unos 1500. Hasta Pacheta y el presi Francisco Rubio se dejaron ver por allí. Las charangas y las ganas de pasarlo bien de la afición rojilla, hicieron del 15-M una auténtica fiesta para todo el que lo pasara allí. Si hasta los más vascos tarareaban las sanjuaneras. Grandioso.

La bajada al estadio, otro momento para recordar. Nuestro bus urbano iba a rebosar de numantinos, y los cánticos no cesaban. El bus no paraba de botar y botar, y el conductor tuvo que pedirnos por favor que parásemos, porque si no, nos dejaba allí mismo. Está claro que paramos unos segundos, pero en cuanto se puso en marcha volvimos a la carga. Paralelamente 500 Numantinos bajaron en procesión con una charanga a la cabeza, desde el centro al campo. Momentos inolvidables.

Ya dentro del estadio ambientazo. 2000 numantinos en las gradas, de los cuales un gran porcentaje no cesamos de animar al equipo en los 90 minutos. El partido en sí no se veía apenas desde nuestra zona. El estadio estaba casi lleno, quizas faltaban unos 2000 asientos para que Anoeta pudiera colgar el cartel de 'no hay billetes'. Los niños situados en las pistas de atletismo agregaban un plus de presión, el cual intentamos contrarrestar con nuestros bombos y gargantas. Yo no sé si desde el resto del estadio se nos oiría, pero puedo jurar que nos dejamos la garganta allí, y que ya iremos a recogerla el lunes o el martes.

Partido muy táctico entre dos rivales que se tenían mucho miedo. El empate favorecía al Numancia, muy arriba en la tabla, y era la Real quien debía buscar con más ansiedad la victoria. Pero el equipo de Arconada tuvo más serenidad y más control del partido, si bien le faltó profundidad. La Real tiene dinamita arriba, pero las prisas no le permitieron elaborar un buen fútbol, y por tanto no dispuso de muchas ocasiones claras. Era un partido típico de segunda, destinado a un 0-0. Pero en una jugada aislada y tras muchos centros con despejes defectuosos de la defensa donostiarra, Del Pino aprovechó un balón ganado por Rafa Jordá para batir a Riesgo. Minuto 90 y 0-1 en el marcador. El Numancia ganaba 3 puntos de oro para confirmar que este año subirá a primera.

El delirio en la grada fue increible. Todos nos abrazabamos con desconocidos y dabamos saltos de alegría. No nos lo creíamos, y el éxtasis se apoderó de nuestros cuerpos. Al finalizar el partido, bonito gesto de los jugadores, al lanzar todos las camisetas al público desplazado. Detalle emotivo que se tiene muy en cuenta.

La salida de Anoeta fue otro momento de clímax total. Allí había cientos de Numantinos cantando y bailando al son de más y más sanjuaneras. Parecía un Sabado Agés adelantado 105 días. Se le ponía la piel de gallina a cualquier soriano allí presente. Después fuimos al autobús a felicitar personalmente a los jugadores, aunque por razones de tiempo solo pudimos hablar con Felipe, Rafa, Mario, Juanra y Jaio.

El viaje de vuelta fue relajado y aprovechamos para dormir. El día dio mucho de sí y estabamos agotados. Pero fue una jornada histórica para el Numancia y para su afición. Real Sociedad 0-1 Numancia. Y el sueño de primera cada día que pasa está más cerca... De momento ya contamos con 13 puntos de ventaja sobre el 4º que es el Sporting de Gijón.

PD: Foto cortesía de Xaúl (¡gracias crack!)

Edgar García-Alonso

Publicar un comentario