Google

lunes, 28 de abril de 2008

Conejo, Pipita, qué bueno que vinisteis

Que alegría, que placer, que juventud. Javier Saviola y Gonzalo Higuaín se reivindicaron anoche sobre el césped del Bernabéu, en una victoria que se presumía iba a ser la de la consecución del título, pero que un excepcional gol de Marcos Senna, privó a la Cibeles de ser venerada el 27-A. Habrá que esperar a El Sadar... ¿o mejor al gran clásico?

Partido muy serio y bonito de ambos equipos. El Athletic se quitó el tópico que tenía encima de 'equipo de patadón' y deleitó al espectador especialmente en la primera parte, en la que Casillas se erigió como el gran héroe merengue, al detener un penalti a Garmendia y realizar paradas de esas que sólo él y unos pocos porteros más del planeta (Buffon, Cech) pueden convertir en realidad. Saviola aprovechó la oportunidad dada por Schuster con creces y demostró que puede hacer mucho si se le dan minutos. El principal peligro del Madrid salía de sus botas y de las de Guti.

Pero fallaba algo, Robinho y Raúl estaban demasiado estáticos. Higuaín y Robben entraron para cambiar la dinámica y vaya si lo hicieron. Como ya reivindicaba en Tiempo de Fútbol el argentino es joven y tiene mucho que demostrar. Y si ya fue clave en la consecución de la pasada liga, en el tramo final, este año no está siendo menos. Le cuesta hacer goles, sí, pero asistencias como la del segundo gol de ayer son cosas por las que merece la pena tenerlo en el equipo. Robben se notó más fresco y con más punta de velocidad, y en 15 minutos intentó más cosas con éxito que en muchos partidos. En resumen, este Madrid tiene banquillo, y sí, jugando mal o jugando bien este Madrid es campeón.
Publicar un comentario