Google

viernes, 11 de abril de 2008

El ‘Geta’ se adueña de nuestros corazones

El ‘Geta’ se adueña de nuestros corazones
Era una cita histórica para la ciudad de Getafe. El temible Bayern de Munich de los jugadores de élite visitaba el Coliseum Alfonso Pérez. Según Hitzfeld, el Bayern llegaría a la final seguro, pues jugaban muy cómodos fuera de casa. Laudrup, más humilde y precavido, prometía a los aficionados lucha desde el minuto uno hasta el fin, y aseguró que ganaría el mejor. En lo primero acertó. En lo segundo no.

Los únicos huecos que presentaba las gradas del estadio del ‘Geta’, eran los que no habían conseguido llenar los aficionados visitantes, desplazados desde Munich. El resto era una fiesta, y pasara lo que pasara los siguientes 90 minutos, cada carrera, cada jugada, cada gesto, cada cántico y cada gol, quedaría grabado en la mente de todos los allí presentes. El tiempo parecía aliarse con el equipo 'pequeño', al poner su granito de arena empeorando el estado del terreno de juego, con una intensa lluvia antes del encuentro. Y digo parecía, porque creo que con el campo en mejores condiciones, el Getafe hubiera sido el beneficiado, ya que demostró los 120 minutos que tienen unos fundamentos tácticos trabajados de cabo a rabo, que los jugadores se conocen como si fueran hermanos, que no tienen nada que envidiar a los alemanes, y que hubieran sido superiores en un once contra once. Es más, creo que incluso fueron superiores jugando 10 contra 11.

Pero las grandes noches nunca fueron cosa fácil. El mismo destino que había intentado ayudar al 'Geta' ahora se volvía en su contra, ya que De la Red resbalaba dentro del área y dejaba a Klose sólo contra el Pato. El pase atrás lo remató finalmente Luca Toni y Licht lo sacó en la línea. Minuto uno y primer milagro. La noche se presentaba fea. Y más fea se puso con la expulsión de De la Red. Tan ingenua como justa. Último hombre, zancadilla por detrás y roja. No sé si un jugador que comete estos fallos en momentos de tal trascendencia, puede defender la con éxito del Real Madrid. El partido parecía abocado a una tortura para los azulones. Pero el orgullo, la casta, un increíble repaso táctico, y toda España detrás del televisor mordiéndose las uñas, resistieron. Cual defensa 'numantina'. Y España entera quiso ser portero del Getafe y evitar que esos arrogantes alemanes marcaran un gol. Y España entera explotó de júbilo cuando Contra, tras una impresionante galopada, en colaboración con el desastre defensivo teutón, fusilaba la escuadra de Oliver Kahn. 1-0, increíble. Todos nos frotábamos entonces los ojos. pero a la vez vibrábamos como un getafense más. Ese equipo ya no representaba a una ciudad, ese sentimiento representaba al forofo español romántico del fútbol, tan huérfano de emociones por parte de los grandes. Pero esto no sería nada comparado con lo que nos depararía el encuentro.

La resistencia se antojaba muy difícil. Pero había que intentarlo. Y vaya si se intentó. Casquero dio una lección increíble de cómo torear alemanes en un terreno de juego. En todo momento supo cuando pausar el juego, cuando abrir a banda, cuando meterle velocidad, cuando frenar con una falta táctica. Un auténtico maestro. Pero el resto del equipo no se quedo atrás. Si lo del Liverpool el martes fue garra y pundonor, esto fue mucho más. No hay adjetivos para describir lo que los jugadores del Getafe dejaron sobre el campo. Los Toni, Klose, Ribery, Lahm, etc., se sentían impotentes. La única manera que tenían de llegar era a balón parado. Porque Berenguer, Cortés, Tena, Celestini parecían multiplicarse dentro del área. Cuantos balones pudieron achicar. Qué sufrimiento. Alguno se ha debido comer el muñón esta noche. Y cuando Braulio regatea a Kahn y se resbala todos sufrimos como el más hincha, y cuando Gavilán gana con fe aquél balón a Demichelis y a Kahn, y no sabe donde está todos le dijimos ‘Detrás de ti!!!!!’ y cuando se dio la vuelta todos nos levantamos de nuestros asientos, pero su pase hacia Braulio no obtuvo recompensa…

Quedaban dos minutos y a mi me parecían demasiados. Pesimista me decían en casa. Era consciente de lo que había. Los equipos así tienen suerte, mucha suerte. Y en un balón inocente, tras dos rebotes de Toni y Belenguer, Ribery enganchó una buena volea desde la frontal del área. Gol, y mazazo para España entera. Y creo que también para el aficionado extranjero, pues en todo el mundo ha brotado hoy un sentimiento ‘azulón’. Cualquier persona, le guste el fútbol o no, se ha emocionado con el Getafe. La prórroga se antojaba un castigo inmerecido para un Getafe que había dejado todo en el campo con 10 jugadores. Que había merecido ganar al Bayern de Munich. Y ahora el cansancio iba a ser una lacra para los locales.

Pero que equivocado estaba. Los 10 valientes salieron a comerse a los alemanes con patatas, y Casquero, tras una genialidad, marcaba un golazo de esos a los que tan mal nos ha acostumbrado últimamente. Sutil disparo desde fuera del área, ajustado al poste izquierdo, y gol. España explotaba de júbilo de nuevo. Sin tiempo para reaccionar y tras un fallo clamoroso de Lucio, Braulio hacía el 3-1. Era increíble. Impresionante. Hacía tanto que no vivía algo así… la emoción del fútbol. Pero como todo buen aficionado seguía siendo consciente de que una prórroga con 10 jugadores es muy, muy, muy larga. Y pese a que todo se hizo bien, y que perdieron tiempo como auténticos italianos, y que incluso jugaron el tiempo extra mejor que los alemanes, un inesperado fallo de un desafortunado Pato, puso la tensión al partido. Un centro inofensivo se convirtió en un gol de la nada, un gravísimo error del portero argentino. Quedaban 5 minutos y se iban a pasar tan largos con 5 horas… Toni debió ser expulsado por una agresión sobre Belenguer, pero el árbitro prefirió hacerse el ‘loco’ y no pitar nada. Igual que en la última jugada. Con Kahn en el área, el Bayern colgó el balón, y este, se apoyó sobre un jugador azulón. Falta clara no pitada. En la continuación, un buen centro alemán era rematado por Toni y hacía el gol del empate a 3. Demichelis también hizo falta dentro del área, que tampoco fue pitada. Mazazo para todo Getafe, y sobre todo para el Pato, que se sentía el gran culpable de la derrota. A partir de aquí no hay mucho que decir. El mazazo producido nos impedía decir nada. La mala educación de Luca Toni al celebrar el gol engendraba todavía más rabia a la catástrofe. Pero en frío hay que saber reconocer todo lo que ha logrado hoy el Getafe. Ha pegado un repaso con 10 jugadores a todo un Bayern de Munich. Ha ganado el cariño de toda España. Ha provocado la emoción en todos los hogares españoles y en una afición entregada los 120 minutos… Ha sido un David contra Goliath en toda regla. Humildad contra prepotencia. Juego de equipo y sufrimiento contra individualismos y suerte. Getafe contra Bayern de Munich…

Para consolarme me quedo con la frase del delantero inglés Gary Lineker: "El fútbol es un deporte 11 contra 11, donde casi siempre ganan los alemanes..."

El fútbol es muy injusto. Pero hay que seguir adelante. El Getafe abandona la Copa de la UEFA con la cabeza más alta que nadie. La final de copa del miércoles me resultaba indiferente. Ahora ya sé quien quiero que gane.
Edgar García-Alonso
Publicar un comentario