Google

martes, 27 de mayo de 2008

¿Cristiano Ronaldo? No, por favor

El nombre que toda esta semana ha retumbado en nuestros oídos ha sido el del jugador portugués de Manchester. Parece que su destino está ligado al Real Madrid, y el club no ha parado de lanzar globos sonda a la prensa para ver la opinión que los aficionados tienen sobre el habilidoso jugador luso. Y la verdad, que la respuesta ha sido bastante rotunda en cuanto al porcentaje de votos que decían que NO lo querían en el Madrid. La prensa puede pensar que los aficionados son borregos a los que pueden manejar, a los que con un par de portadas y unas semanas de halagos a un jugador pueden lavarles el cerebro, pero parece que el aficionado está empezando a darse cuenta de ello, y cada vez otorga menos credibilidad a los medios.

¿Es Cristiano Ronaldo una estrella? Para mí es un gran jugador, pero un jugador que se lo tiene muy creído, y esto es lo peor que le puede pasar a un futbolista, ser bueno y además creérselo. Como ejemplo a esta teoría tenemos el caso de Ronaldinho, quien era bueno, muy bueno, pero además se creía el mejor y buscaba hacer en cada partido cosas diferentes, buscaba la belleza por encima de la efectividad, y ya después pensaba que entrenando menos que el resto podría seguir siendo mejor, pero no, el buen estado físico prevalece por encima de cualquier cualidad técnica extraordinaria. El penalti que falló Cristiano en la final demostró que como estrella que es, tenía que hacer algo diferente en la final. Al estilo de Panenka en aquella final Europea, Cristiano quiso 'dar la nota' y hacer algo diferente. La paradinha le salió fatal, y si no llega a ser por el resbalón de Terry le hubiera costado la Champions League a su equipo.

Para mi su fichaje no traería ningún beneficio. Bueno, la profundidad por banda es innegable, pero desequilibraría a un equipo que se ha forjado bajo las premisas de unión colectiva, igualdad en el vestuario y objetivos comunes. Cristiano crearía un desequilibrio económico, envidias dentro del vestuario y trastocaría el esquema con el que Schuster tanto éxito ha obtenido, con el centro del campo basado en un trivote con mucha movilidad. Además, las opciones que se barajan son las de comprarlo por 90 millones de euros, o la de hacerlo por 50 incluyendo a Robinho, Ramos y Diarrá en la operación. Una auténtica sandez, vamos. Yo no digo que sea mal jugador, pero si fuera director deportivo ni me plantearía incorporarlo a la plantilla. Otra cosa es que el objetivo de su fichaje sea el del 'merchandising', asunto que recordaría mucho al fichaje años atrás de David Beckham y los resultados que esto produjo (3 años sin trofeos, constantes reestructuraciones del equipo cada verano, dimisión del presidente, baile de entrenadores...). Tampoco digo que fuese el inglés el responsable de la crisis blanca, pero sí la chispa y la mecha que produjeron la explosión. Y con el portugués creo que podría suceder algo parecido.

¿Queréis a Ronaldo en el Madrid? ¿Pensáis como yo que desequilibraría internamente al equipo tanto deportivamente como en el vestuario? ¿Creéis que su fichaje es necesario, o priorizaríais fichajes de jugadores con menos nombre pero que hacen más equipo, como los sonados Hleb o Huntelaar?

Artículo publicado en Tiempo de Fútbol por Edgar García Alonso
Publicar un comentario