Google

lunes, 7 de julio de 2008

El caso Ronaldo

En este artículo me gustaría hacer un llamamiento a la directiva del Real Madrid, en particular a Ramón Calderón, con respecto al caso Cristiano Ronaldo.
.
Lo primero, reconocer que Cristiano Ronaldo es un jugador increíble, de una calidad tremenda. Tanto es así, que este mismo año ha sido galardonado con el prestigioso trofeo de la Bota de Oro por sus 31 goles conseguidos (Güiza, jugador de Mallorca y de la selección española, se llevo la Bota de Plata y Klaas-Jan Huntelaar la de bronce).
Pero no quiero hablar de los logros del luso esta temporada, sino de cómo está afectando al Real Madrid todo este enredo.

El problema de todo este asunto es que el United no quería perder a su estrella, bueno más que el United, su entrenador Sir Alex Ferguson, lo cual me parece bastante lógico ya que hablamos del ‘mejor jugador del Mundo ‘(entre comillas lo tengo que escribir ya que no lo demostró así durante el mes pasado en la Eurocopa 2008).

El presidente del Real Madrid tiene claro que apuesta por ver al portugués vestido de blanco durante la próxima temporada, mientras que en Inglaterra se lo están poniendo cada vez más difícil. El Madrid daba 85 millones, y parecía que era lo que pedían Joel y Avram Glazer, máximos directivos de este club, pero ahora parece que esa cifra no es válida y que el precio del futbolista ha subido a 100 millones (cifras que me cuesta hasta pronunciar). Tengo que recordar, al oír estas cantidades, que el extremo está esperando a ser operado, por lo que de alguna manera se podría decir que está tocado, pero aún así su precio sigue subiendo.

Ahora cada vez veo más difícil la llegada de Ronaldo al Madrid, aunque esta semana será decisiva, esperemos. Mientras tanto el club blanco sigue sin mover ficha, a la vez que sus rivales están haciendo grandes cosas y aprovechando las rebajas de verano.

Vamos a ver cómo acaba todo esto, aunque yo creo que solo tiene dos caminos, o Cristiano en el Real Madrid o Calderón odiado por todos los socios y con la necesidad de llevar a cabo una buena temporada sin el luso para poder acallar bocas, cosa que no depende de él, sino de los jugadores.

Para finalizar, y hablando de un tema que por fortuna ha variado las portadas a las que estábamos acostumbrados estos últimos días, darle mi felicitación a Rafael Nadal, por proclamarse Rey de la hierba en Wimbledon, en uno de los mejores partidos de todos los tiempos del tenis.
Publicar un comentario