Google

lunes, 1 de septiembre de 2008

Los Pajaritos vuelven a ser un fortín

El Barcelona no pudo romper su gafe. 5 visitas y en ninguna conoce la victoria en el Municipal de Los Pajaritos. Pero hasta ayer tampoco conocía la derrota. Kresic le ganó la partida táctica al 4-3-3 de Guardiola. Un trabajo defensivo casi perfecto tácticamente, y una afición entregada hicieron el resto.

Guardiola se atascó. Intentó empezar rompiendo por las bandas, pero ni Henry podía con Juanra, ni Messi podía con la trampa que le había preparado Kresic en la banda izquierda: dos laterales en uno. Cisma y Bellvis, este último más adelantado, se turnaban para defender la punzante banda derecha blaugrana. Ni Messi ni Alves pudieron en ningún momento entrar al área por esa zona. Mientras el trabajo de los centrales fue encomiable, pese a los nervios de Boris. Palacios completó un partido casi perfecto en anticipación, colocación, seguridad y liderazgo. La experiencia es un grado. Nagore y Moreno bregaban lo indecible en el centro del campo, donde prestaban especial vigilancia a Xavi y a Iniesta. La creación quedaba destinada a Touré, al que Kresic decidió dejar libertad de movimientos. Y acertó, porque ayer quedó claro que el centrocampista marfileño sabe dar pases cortos, pero no sabe romper defensas. Iniesta estuvo totalmente desaparecido, no sé si fue culpa del sistema o del propio jugador. Sólo Xavi y Messi hicieron un buen partido y de sus piernas salió el poco juego brillante de los blaugranas. En la segunda parte, con la salida de Hleb, Keita y Bojan, Messi tuvo que irse al centro, y las bandas dejaron de ser incisivas. Bojan tendió a irse a la posición de delantero, y Hleb no causó muchas molestias en la banda derecha. Keita poco pudo aportar.

El Numancia fue todo trabajo, coraje y pundonor. El mediapunta se convertía más en un medio defensivo, y los medios en dos centrales más. Los interiores eran otros dos laterales, que por cierto, acabaron acalambrados, porque eso de estar defendiendo a jugadores de la talla de Messi y luego tener que subir dando el 110% hasta la línea de fondo del área rival, cansa. Y si no, que se lo pregunten a Mario Martínez y a Carlos Bellvis, justamente los dos hombres que forjaron el primer gol rojillo. Partidazo de ambos, fueron los mejores. Gorka Brit también hizo un partido muy interesante, pegándose los 90 minutos con Carles Puyol y Rafael Marquéz, jugando de espaldas para permitir la salida a los interiores-laterales de ayer. Barkero estuvo algo más gris en el plano ofensivo, y sacó muy mal los balones parados, pero defensivamente también puso su granito de arena al espectacular despliegue del equipo. Los cambios dieron algo más de frescura, y tanto Antón como Del Pino dispusieron de una ocasión clara para marcar. Pero no tuvieron la cabeza lo suficientemente fría. Felipe Guréndez entró ya al final para certificar al resultado.

La afición estuvo increíble. Hacía muchas tardes de fútbol en Soria que no se respiraba el ambiente de ayer. Me atrevo a decir que 8 años. Desde las temporadas en Primera no se animaba con tal fervor, ni retumbaban los cánticos en el estadio. El propio Sergio Kresic se dio cuenta y comenzó a pedir brazos en alto a la grada que siguiésemos apretando de esa manera. Hay que mentalizarnos para que todos los partidos tengan el ambiente de ayer, sea cual sea el rival. Al fin de al cabo son puntos, y no podemos dejar escapar ni uno de aquí, si queremos lograr la permanencia. Me quedo con esto, y es que nuestro estadio vuelve a ser el temido fortín. Y el Numancia un matagigantes. Nos vemos en el Bernabéu, en el que volveré a estar dando guerra, y por qué no, consiguiendo algo positivo ;)
.
Relacionados (mis colaboraciones en otros medios)
.
Tremendamente Motivados --> Yo estuve ahí
Publicar un comentario