Google

lunes, 11 de mayo de 2009

El Calderón vuelve a creer en los suyos


Ayer el Atlético de Madrid volvió a demostrar que puede ser un grande de la liga española, y sobre todo que sus jugadores sienten la camiseta y lucharán hasta el final por ella. Con dos goles abajo en el marcador al descanso, consiguió remontar en la segunda parte, incluso con un hombre menos, y así creer en su apuesta por la Champions League, la cual parecía haberse perdido hace una par de jornadas.

El conjunto rojiblanco dio a su afición lo que se merecía, una alegría con una remontada épica sobre el Espanyol. Los de Abel resino salieron un poco apáticos sobre el Manzanares, y los colchoneros ya pensaban que iba a ser otra tarde de esas en las que se espera lo mejor pero ocurre lo peor.

El conjunto perico llegó a la capital con la idea de sacar la máxima puntuación para asegurarse la salvación. Así salió sobre el césped del Calderón, con fuerza e ideas en los últimos metros, las que le faltaban al Atlético de Madrid. A la media hora de partido Perea fue expulsado por una entrada sobre Chicha, lo que dejó al jugador espanyolista con la cara marcada y al Atleti con 10. Para rematar la jugada, pocos minutos después, Pernía derribó dentro del área a Iván Alonso, lo que Mateu Lahoz no dudó en pitar penalti, el cual fabricó Nené.

La afición rojiblanca se echaba las manos a la cabeza, sabiendo que la inferioridad numérica no iba a ayudar para poner el marcador otra vez en tablas. Además, poco antes del descanso Jarque enganchó un balón en el segundo palo y con el muslo hizo el segundo.

Tras el descanso todos se esperaban lo peor, pero así es el Atlético de Madrid, con diez jugadores y con más ganas que nunca, buscaron darle la vuelta al marcador. El Espanyol se confió, y Forlán acortó distancias con un potente disparo desde fuera del área. Poco después el Kun Agüero materializó un centro-chut de Pernía, lo que desataba la locura en las gradas y, ahora sí, hacía creer en la remontada.

El empate era válido para que la afición perdonara lo sucedido semanas atrás, pero el uruguayo Forlán, tanto por la lucha particular que tiene por el pichichi (tiene un gol menos que Eto’o), como por la afición del Calderón, consiguió hacer el tercero en el descuento. Tres goles para tres puntos que significan mucho en su camino hacia la Liga de Campeones.

El Atlético parece que está perdonado, pero tiene que aguantar el nivel hasta el final. Por su parte, el Espanyol tuvo en sus manos lo que hubiera significado prácticamente la salvación, la cual tendrá que buscar la próxima jornada frente a un Bilbao que llegará tocado por la final de Copa.
Publicar un comentario