Google

lunes, 3 de agosto de 2009

Continua el culebrón Xabi Alonso


Cuando todo indicaba a que el Real Madrid tendría que buscar a otro para su sala de máquinas, el partido amistoso entre el Espanyol y el Liverpool parece haber acercado, o haber alejado, según la prensa a la que se haga caso, al de Tolosa al Real Madrid. Xabi Alonso es el preferido por la entidad blanca para su apuesta por la Champions League, pero las diferencias económicas que existen entre Liverpool y Madrid todavía hacen imposible la llegada del donostiarra a la capital.

La llegada del Liverpool a Barcelona ha levantado pasiones, y no solo porque ayer se inauguraba el nuevo estadio de los pericos, el Cornellá-El Prat, el cual se vistió de gala y estuvo a rebosar para la ocasión, sino también porque uno de los jugadores que más está dando que hablar este verano se acudía al encuentro que se llevó el Espanyol por un contundente 3-0.

Este jugador es Xabi Alonso, quien ya ha declarado en más de una ocasión sus ganas por formar parte del nuevo proyecto de Florentino, pero el Liverpool pide 40 millones (35 fijos y 5 según objetivos), mientras que el Real Madrid no está dispuesto a pagar más de 30. La directiva `Red’ podría estar dispuesta a rebajar esa cantidad hasta 30 fijos más 2 o 3 dependiendo de los objetivos, aunque parece que después de la reunión de ayer entre José Ángel Sánchez y Christian Purslow no se llegó a ningún acuerdo firme.

Al internacional español le quedan por contrato tres años más en Anfield, pero su deseo por vestir de blanco podría afectar a su juego en caso de tener que seguir vistiendo de rojo. El Liverpool ya tiene contacto con Aquilani por si las negociaciones finalmente llegan a buen puerto, centrocampista de la Roma, por el que pagaría unos 20 millones.

La ventana de fichajes se va cerrando y el Madrid necesita a alguien que organice un centro del campo que se ha mostrado bastante revuelto en los últimos partidos de pretemporada. Xabi es el preferido, pero ya se habla de Steven Defour, jugador belga que podría aparecer como Plan B.
Publicar un comentario