Google

domingo, 31 de enero de 2010

El Madrid gana la batalla de Riazor


Riazor era un territorio hostil para el conjunto blanco desde hace tiempo, concretamente desde 1991, fecha en la que por última vez el Real Madrid salió victorioso de la considerada capital gallega. Ayer los de Pellegrini consiguieron cambiar la historia venciendo por 1-3 a un Deportivo de la Coruña que no mostró su mejor versión. Ambos conjuntos llegaban a la cita mermados por las bajas, pero el técnico chileno supo encontrar mejores jugadores en la reserva, destacando el gran trabajo de Guti, por no hablar de su asistencia en el segundo gol.

La edad de Guti no le va a permitir estar en la apuesta por el Mudial 2010 de España, pero si sigue al mismo ritmo, seguro que podrá tener un puesto en el once inicial del Real Madrid. Ya demostró ante el Málaga que no ha perdido ni una pizca de su fútbol y ayer dejó claro que sigue siendo aquel número ‘14’ que tantas alegrías ha dado al conjunto blanco. Él y Raúl eran las grandes novedades en el once de Pellegrini, el ‘7’ volvió a ser titular tras 3 meses.

El partido comenzó con un Real Madrid con las ideas claras y con un objetivo primordial, cambiar la maldición de Riazor para poder seguir de cerca a un Barcelona que venció con polémica en El Molinón. Así los de la capital dominaron sin oposición alguna y Granero abrió el marcador de cabeza antes del cuarto de hora. Hubo que esperar hasta el final de la primera parte para que el Real Madrid aumentara la diferencia en el marcador, pero el guión no variaba. Fue entonces cuando Guti dejó un detalle de calidad que será recordado toda la temporada. Taconazo para Benzema cuando encaraba a Aranzubia dejando el gol en bandeja al francés.

En la segunda mitad el Madrid siguió siendo superior pero no conseguía sentenciar el partido. Con 0-2 en el marcador, los gallegos buscaban el gol que metiera el miedo en el bando blanco. La falta de efectividad en la segunda mitad condenó al Real Madrid, que vio como el Depor acortaba distancias desde los once metros y dejaba un final de infarto. Ya en el tiempo de descuento, se hizo justicia y Benzema marcó el tercero para asegurar la victoria a un Real Madrid que jugó un buen fútbol. Raúl tuvo un par de ocasiones claras pero no supo materializarlas.
Publicar un comentario