Google

lunes, 29 de marzo de 2010

Segundas partes nunca fueron buenas


Como suele ocurrir en el cine o en el amor, las segundas partes nunca suelen ser tan buenas como las primeras (excepto en la saga de El Padrino, excepción que confirma la regla) y algo parecido le ocurrió al Atlético de Madrid en el Santiago Bernabéu. Los rojiblancos consiguieron firmar una primera parte bastante decente, en donde consiguieron anular el ataque del Real Madrid e incluso llegaron a adelantarse en el marcador con un gol de José Antonio Reyes. Llegado el final del primer periodo ya se podía adivinar lo que iba a ocurrir en una segunda parte en la que el conjunto blanco consiguió darle la vuelta al marcador para aguantar el liderato.

El partido no pudo comenzar mejor para los rojiblancos. El Real Madrid había salido dormido y eso lo aprovecharon los de Quique Sánchez Flores para adelantarse en el marcador y poner en duda las ganas del Madrid de disipar la presión que le había metido la tarde anterior el Barcelona al vencer por la mínima al Mallorca. Reyes recogió un balón de Agüero y lo colocó donde Casillas no podía llegar. El utrerano no podía celebrar de mejor manera su partido número 50 con la camiseta rojiblanca. Las cosa siguieron iguales y aunque el Madrid buscaba la reacción, la telaraña que Quique formó entre el centro del campo y la defensa impedía que los blancos llegaran con facilidad sobre la meta de De Gea. Cristiano Ronaldo, quien debe mejorar de cara al gol si quiere llevar a Portugal hasta la final del Mundial , tuvo el empate con un remate de cabeza, pero el balón se marchó desviado.

Tras el descanso las cosas mejoraron mucho para los de Pellegrini. Primero Xabi Alonso, calcando prácticamente el gol que marcó frente al Sporting de Gijón, y después Arbeloa, le dieron la vuelta al marcador. Fue entonces cuando la zaga del Atlético hizo de las suyas para regalarle el encuentro al Real Madrid. Tiago y Assunsao se pusieron de acuerdo para dejarle un balón dentro del área a Higuaín, el cual no desperdició el argentino.

El Atlético se metió en el partido tras una mano de Xabi Alonso dentro del área. Forlán marcó desde los once metros y los últimos minutos se vivieron con intensidad, aunque el Atlético fue incapaz de empatar y echarle una mano al Barcelona en su apuesta por La Liga. Alonso y Sergio Ramos vieron cartulina amarilla, por lo que se perderán el partido frente al Racing de Santander pero llegarán limpios al Clásico.
Publicar un comentario