Google

lunes, 11 de febrero de 2013

Özil y Khedira protectores del 'Cristianismo'

Ozil y Khedira protectores del 'Cristianismo'El Real Madrid afronta en apenas 48 horas el partido más importante de la temporada. Octavos de final de la Champions League en el Bernabéu, con un invitado de lujo como el Manchester United del incombustible escocés Ferguson. Los ingleses llegan a Madrid con la Premier League en el bolsillo, situación opuesta a la del Real Madrid, quien hace ya bastantes jornadas que perdió su envite doméstico. Pese a que las alegrías van por barrios, y este año son mucho más felices en la industrial Manchester que en la capital española, veo al Madrid favorito. Por calidad. Por Özil y Khedira. Por CR7.

El astro de Madeira está que muerde. Para él hacer un hattrick es cumplir con su deber. Es un asesino en serie, cuya misión es marcar, marcar todo lo que le llega a sus botas, a su cabeza, a su pecho. Un psicópata del gol. Pero solo no puede. Debe ser escoltado por la guardia alemana. Mesut y Sami descansaron ante el Sevilla, reservando sus fuerzas para un envite más trascendental.

Dos escuderos de lujo


Özil es el pilar básico en la transición ofensiva del Real Madrid, el mejor equipo en transición del mundo. Pero Mourinho también le encomendará mucha tarea defensiva, molestar a Carrick y dificultar la salida de los centrales del United. Y qué decir de Khedira. Sin su don de la ubicuidad el Madrid pasaría de ser un equipo tremendamente competitivo a uno vulgar y vulnerable. De hecho, cuando Sami no juega, el Madrid lo nota. En forma de llegadas, en forma de goles en contra, en forma de puntos perdidos. Es el mejor amigo en el campo de cualquiera de los que le rodean. Pregúntenle a Xabi Alonso.

Los dos gladiadores teutones deberán realizar el más sucio de los trabajos para que luzca el sol en Madeira. Para que Cristiano nos regale otra de esas noches antológicas a las que nos ha malacostumbrado en los últimos tiempos. Özil y Khedira correrán como negros para ganar como blancos.
Publicar un comentario